¿Qué son los créditos?

Antes de conocer los diferentes tipos de créditos que han sido desarrollados y facilitados por las entidades financieras y las entidades bancarias para responder a diferentes necesidades en momentos de urgencia o con un planeamiento anticipado, debemos conocer previamente lo que son los créditos. Pues bien, los créditos consisten en una operación mediante métodos financieros, en la que, estas entidades ponen una suma de dinero con un límite establecido al que nosotros podemos acceder. El factor de diferencia entre créditos y préstamos, es que en los primeros, el deudor, quien toma el dinero, puede administrarlo a según su petición, ya sea retirando todo el dinero o parcial y periódicamente.

El disponer del dinero facilitado, compromete un pacto en el que establecemos que adicional a las cuotas y/o la totalidad del dinero que nos fue prestado, debemos pagar un monto de comisiones, estas generalmente, responden a trámites y demás operaciones que realice la entidad bancaria o de financiamiento para la gestión y el procedimiento para la obtención del crédito. Adicional a esto, los créditos también encierran un conjunto de intereses, los cuales también se suman con la cuota para devolución y las comisiones. Esto, mientras que el resto del dinero está a nuestra libre disposición. Si es el caso, una vez nos acerquemos al plazo en el que se vence el crédito, podríamos negociar nuevamente para obtener una renovación del mismo o incluso, una ampliación.

Te puede interesar:

El objetivo de los créditos

creditoEl fin principal de los créditos, como lo mencionamos anteriormente, es que las personas que los adquieran, puedan cubrir gastos corrientes de carácter extraordinario en situaciones puntuales que lo requieran, con límites establecidos y demás puntos fuentes de intranquilidad y afán. Sin embargo, es importante resaltar que, bajo ninguna circunstancia hay que actuar de forma impulsiva y sin antes realizar una evaluación y examinación sobre las condiciones con las que contamos, puesto que esto nos permitirá saber si podemos o no adquirir el crédito. Con condiciones, nos referimos a la situación económica y por ende, el área laboral si es que esta será la fuente de donde obtendremos el dinero para cuando tengamos que devolverlo.

Normalmente los créditos solicitan que se abra una cuenta corriente donde se efectuarán las cuotas y demás información relevante. Los mecanismos que se usan para ejecutar los créditos pueden variar entre las cuentas propias del crédito y las tarjetas de crédito.

Tipos de créditos

A continuación conoceremos una lista de los diferentes tipos de créditos que han sido modificados y creados para responder a cada necesidad que pueda surgir, lo que quiere decir que existen créditos que van dirigidos a un menester específico.

-Tradicional

Este corresponde a un tipo de préstamo que propone un período de tiempo y una cantidad de cuotas determinada y acordada. Este tipo de créditos contemplan seguros frente a cualquier peligro de carácter involuntario.

-Al consumo

Es un crédito que funciona a mediano o corto plazo (entre 1 y 4 años) y se utiliza para la obtención de bienes y/o cubrimiento de los pagos de servicios.

-Comercial

Los créditos comerciales van dirigidos a las empresas que pueden ser grandes, pequeñas o medianas para refinanciamiento de deudas con otras organizaciones, pago de servicios de la compañía y proveedores que funcionen con un plazo corto.

-Los créditos hipotecarios

Estos créditos se dirigen hacia personas que buscan comprar una vivienda nueva o usada, hacer mejoras y reparaciones en la que ya tienen, la compra de un terreno para la construcción de la misma, oficinas y otros tipos de bienes raíces. La garantía en caso de incumplirse los pagos, será la misma propiedad. Las fechas de tiempo para el pago de este crédito suele ser largo, ya que representa grandes sumas de dinero.

-Consolidado

En realidad, este tipo de créditos recoge a aquellos cuyo deudor tiene en función, para reunirlos y convertirlos en un nuevo crédito. Generalmente, la suma de estas deudas suele ser mayor cuando se paga por separado por lo que es posible reducir su valor con esta nueva opción. No obstante, el tiempo para el pago puede incrementar y en esta medida, la tasa de interés que se vaya a cobrar.

-Créditos personales

Este crédito se dirige a una persona física y no a una jurídica. El dinero puede ser usado para adquirir viviendas o propiedades. Los pagos pueden efectuarse a corto y mediano plazo, es decir, entre 1 y 6 años.

-Prendario

Al igual que el crédito anterior, no se entrega a personas jurídicas, sino a una persona física para cubrir deudas por la compra de bienes como muebles, cuya aprobación debe desprenderse de la institución financiera o bancaria. Como garantía por parte de la persona, el elemento adquirido quedará fijado hasta que se efectúe la totalidad de la deuda.

-Crédito rápido

Generalmente este tipo de créditos los efectúan las instituciones de financiamiento con carácter privado, ofreciendo un nivel de flexibilidad elevado con una baja cuantía. Los plazos de amortización en estos créditos se reducen, lo que resulta conveniente cuando se necesita con urgencia.

-Automotriz

La finalidad de este tipo de créditos es la obtención de un auto. Puede solicitarse en entidades bancarias o directamente en la división de financiación del área automotriz en la que se planea adquirir el carro. En algunos casos, los créditos automotrices pueden incorporar un seguro para el mismo auto.

-Educativo

Los créditos educativos se otorgan para que estudiantes pertenecientes a la educación superior (mayormente), inicien o continúen. Las tasas de interés frente a estos tipos de créditos es de bajo costo y los plazos de amortización pueden duplicarse al período inicialmente acordado. Estos créditos también pueden ser usados para el financiamiento de estudios en el exterior o estadías para investigaciones e indagaciones.

-Mini créditos

Es un préstamo cuya suma no supera los 600 euros, aproximadamente. El plazo de amortización no es mayor de 1 mes, es decir 30 días. Es un proceso sencillo y rápido de gestionar, además, ofrecen gran rapidez para dar respuesta y se caracterizan por ser mucho más costosos que un préstamo en una entidad bancaria.