Créditos rápidos

Los créditos rápidos también son conocidos como contrato de créditos y consisten en un procedimiento financiero en el que una persona, a la que se le denomina acreedor, facilita y presta una suma de dinero acordada y delimitada a otra persona, esta segunda figura recibe el nombre de deudor. La persona deudora se compromete a responder por el dinero prestado y devolverlo en un período de tiempo que será acordado por las dos partes. Adicional a las cuotas que serán divididas dependiendo el tiempo establecido y la cantidad prestada, el deudor deberá pagar intereses que sean demandados por el acreedor, seguros, costos en el gestionamiento y posibles comisiones adicionales.

Origen de los créditos rápidos

El término crédito es procedente del latín credititus, que hace alusión a creer proveniente del verbo credere, lo que significa “cosa u objeto confiado”. Teniendo esto en cuenta, podemos concluir con que la palabra crédito hace referencia a la acción de confiar algo, básicamente centrados en la confianza y la fe del mismo. En esta medida, los créditos se consideran como un derecho que tiene una persona acreedora para recibir por parte de la deudora cierta suma de dinero que le fue facilitada en un tiempo determinado.

Según el área de la economía los créditos representan una forma de cambio que se relaciona directamente con el tiempo y no con el factor del espacio. En otras palabras, los créditos a los que claramente entrarían los créditos rápidos, son un intercambio entre la riqueza presente por una posible riqueza que se reciba en el futuro.

Es entonces como en el medio financiero y económico se toma el término crédito para catalogar y limitar la confianza adquirida que posee la capacidad de cumplir, la voluntad, los límites y la suficiente solvencia por parte de una persona que acata un cumplimiento de pagos en una forma de obligación previamente contraída por parte de la entidad bancaria y este último.

En otros términos, los créditos rápidos y en general, los diferentes tipos de créditos en un ámbito jurídico, representan una especie de contrato entre la entidad y la persona que solicita el crédito, el deudor. El dinero, es decir, lo que se va a dar en garantía, comprende el puesto mutuo para la negociación entre las dos partes.

Te puede interesar:

¿Qué factores influyen en el análisis de un crédito rápido?

Es importante saber que, si estamos en búsqueda de la consecución de un crédito, en este caso de los créditos rápidos, existen una serie de factores que influyen de forma determinante en el alcance de esta demanda. En esta misma medida, debemos tener estos puntos en cuenta para estar preparados, tenerlos al día y completos para que no se tarde más de lo que debería nuestra respuesta ante la petición y posibles gestiones que la compañía realiza de forma interna para estudiar el caso.

El historial crediticio

La entidad bancaria o cualquier otras institución de tipo financiero, usará esta información que le habrá suministrado el posible deudor para evaluar qué tan cumplido ha sido con sus pagos, la forma en la que financió deudas anteriores y en general, la relación que tiene esta persona con la organización en la que solicitó cualquier tipo,desde créditos comunes especificados, hasta llegar a los créditos rápidos. Adicional a esto, el banco examinará dentro del historial crediticio, el historial de reembolso con los respectivos préstamos, los días que la persona estuvo en mora, los pagos adecuados, las anteriores solicitudes de créditos rápidos, entre otros aspectos.

Las garantías

Para la organización acreedora debe ser rentable y viable ofrecer y prestar créditos rápidos, lo que será resultado de las garantías que proponga el deudor en caso de no poder efectuar los pagos de la deuda en una porción o su totalidad. En este caso, la entidad revisará previamente las hipotecas sobre sus inmuebles, las firmas de pagaré, bienes y demás artículos que estén bajo la propiedad de la persona.

Las capacidades de pago

Para la entidad financiera es de vital importancia saber si la persona que ocupará el puesto de deudor en el futuro está en condiciones de efectuar todos y cada uno de los pagos de la totalidad de la deuda. Esta evaluación se hará mediante la demostración de la cantidad del salario además de otros ingresos con los que cuenta la persona teniendo en cuenta los gastos, las obligaciones y en general, los egresos propios de su vida económica y financiera.

creditos

A modo de recomendación para las personas que quieran adquirir de forma rápida uno de estos créditos rápidos, debemos mencionarle que es de vital importancia que antes de iniciar con esta gestión, determine y examine si está o no en condición de adicionar esta deuda a la lista de egresos. Aclaramos este punto, porque a largo plazo puede desencadenar consecuencias importantes en cuanto a su patrimonio y demás propiedades que se pueden ver afectadas. El deudor debe evaluar e identificar en qué momento podrá estar listo para solicitarlo y adquirirlo, una organización previamente estructurada de forma detallada, donde ubique las deudas presentes y la que se suma para efectuar todos sus pagos completa y adecuadamente, esto además podrá evitarle en el futuro posibles dolores de cabeza como consecuencia de la aparición de la lista de deudores con mal historial crediticio en otras entidades.

El capital del deudor

Adicional a las garantías para la solicitud de los créditos rápidos, la entidad bancaria podrá examinar el patrimonio neto de la persona solicitante, esto para determinar y garantizar que podrá responder de forma adecuada ante el crédito. Un claro ejemplo de esto, serían los activos en comparación y confrontación con los pasivos.

Las condiciones del deudor

Para la institución financiera o bancaria es necesario conocer las condiciones en las que se encuentra el posible deudor esto abarcará temas como: la profesión que tiene o el tipo de empleo, la situación familiar, y en general cualquier factor que se relacione con el tema financiero y económico de la persona solicitante.

Los créditos rápidos representan una gran ventaja en cuanto a la rapidez en la que podemos conseguirlos, como indica su término acompañante. Sin embargo, es de suma relevancia que la persona que esté en la gestión de la consecución de uno de los créditos rápidos que pueden ser efectuados por los bancos y en general, por las entidades financieras, tenga en cuenta que la documentación y los aspectos anteriormente mencionados, pueden ser determinantes a la hora de solicitarlos, pues el fallo, la desactualización o un documento del que se carezca puede frenar todo el proceso y que nos sea negado desde estos primeros pasos.