Características del microcrédito

También llamado microfinanzas, radica en el suministro de varios servicios financieros que pueden ser: préstamos, seguros a familias que carecen de recursos, y préstamos. Esta modalidad de préstamo, va dirigida a personas a las que se les dificulta el acceso a una entidad financiera de tipo formal. La función del microcrédito es que mediante esta forma de  inclusión las personas cuyas condiciones no les permiten el acceso, puedan beneficiarse de los créditos y demás servicios que las entidades ofrecen.

Es importante aclarar que no sólo ofrecen los créditos con dinero en efectivo sino que también proveen un bien que pueden ser: electrodomésticos, aparatos eléctricos, entre otros.

Inicialmente, los préstamos son direccionados a la inversión para microempresas, mejoras de vivienda, salud, educación o para solventar emergencias familiares imprevistas. Los pagos para microcréditos suelen hacerse de tipo semanal o quincenal y las tasas de interés son bajas y si el beneficiado lo desea, pueden ser fijas o variables. Además, los períodos de pago pueden fijarse a largo, mediano o corto plazo.

Adicional a esto, el microcrédito también provee una preparación para la persona en el que se le guía para que haga un manejo adecuado del dinero suministrado y otros factores como la confianza, el autoestima, el liderazgo y una orientación eficiente para el manejo de una microempresa.

Tipos de microcréditos

microcredito – como conseguirExisten varias alternativas y finalidades que ofrece el microcrédito para para cumplir, estas pueden ser:

Emprendedores individuales o grupales: Los pagos se dividen cuando entre sí cuando el microcrédito es solicitado para un conjunto de personas.

Negocios en decadencia: Esta financiación se dirige a personas cuyos negocios se ven en problemas y necesitan reabastecerse de productos para mejorar los ingresos.

Microcréditos para mujeres: Lo pueden usar mujeres cabezas de familia y/o de comunidades en el que se ven marginadas.

Educación: Puede ser utilizado para pago de matrículas escolares, uniformes, útiles y transportes.

Eventos sociales: Pueden clasificarse en celebraciones familiares como: bautizos, matrimonios, festejos de quince años, entre otros.

Vivienda y bienes: Se usan para reparación de un inmueble y los gastos que esta genere, como: pago de cuotas, modificaciones, etc. También se usa para compra de electrodomésticos, vehículos y demás propiedades que pueda obtener la persona y signifiquen una mejora para su calidad de vida.

Situaciones imprevistas: Las personas que los adquieren los usan para imprevistos tales como: accidentes en los que se vean en peligro la integridad de la misma persona o seres cercanos, enfermedades de carácter serio, entre otros.

Entretenimiento: Se emplea para eventos como adquisiciones de vestuario, paseos familiares, eventos artísticos y culturales, viajes, etc.

En Colombia y algunos otros países, el reto principal es que el microcrédito elimine en la tasa de interés la restricción que se esté cobrando y de esta manera sea mucho más atractiva para las personas. Además, se busca que incorpore otros servicios como cuentas de ahorro, entre otros.

Esta es una buena y viable alternativa para quienes les resulta dificultoso adquirir un préstamo en cualquier entidad bancaria, además, les permite iniciar su vida crediticia para posteriores créditos en caso de ser solicitados. 

Te puede interesar: